….el espectáculo va posando su mirada en la historia de esas mujeres-coraje, esas heroínas anónimas, con una sensibilidad especial y sin renunciar al matiz y el detalle. Por supuesto, las diferentes estaciones que componen el conjunto se van sucediendo a lo largo de toda la función sin caer en la demagogia o la sensiblería facilonas, haciendo uso además de cierta ironía y de un humor sutil y afilado cuando la ocasión así lo requiere….

L. CASTELLANOS (EL MUNDO/ La crónica de León, 5 de marzo 2007)