La Virreina Ciega

Pieza corta de teatro-danza para espacios públicos.

Espectáculo para dos intérpretes, un pianista y  siete niños/as.

La Virreina Ciega es una pieza corta que surgió del proyecto Portes Secretes. Un espectáculo en torno a dos intérpretes, “La Virreina” y su “Carcelero”, y un niño pianista. Participan en el espectáculo como figurantes  niños del lugar en el que se representa, de forma que la pieza se adapta al lugar y a su gente.

“La Virreina está encerrada en un castillo lúgubre, no vé nunca la luz del sol. Sólo ve a su guardián, un hombre oscuro, que en el fondo la ama.Tanto tiempo juntos ha hecho que se tengan cariño. Dependen el uno del otro. Un día la Virreina preguntó si era primavera. Su guardian se apiadó de ella y decidió liberarla . Le vendó los ojos acostumbrados a las sombras. La montó en su coche de caballos y acompañado de su fiel Ianis, el niño pianista, emprendieron el camino. El sabía a donde iba. La plaza donde vivían los niños de nunca jamás. Sabía que ellos la guiarían cuando la abandonase a su suerte y la luz del sol la cegase.”

Esta es la historia que se explica a los niños que participan en el espectáculo. La historia de una dependencia, la metáfora del miedo de los adultos a quitarnos la venda de los ojos, del miedo a ser libres y de cómo los niños nos ayudan a ver desde su inocencia. Virreina: Soñé, varias veces, con niños vestidos de negro que jugaban en un prado verde. Carcelero:Yo la quería, pero nunca me atreví a mirarla a los ojos. La sigo queriendo. El día en que yo me libere, iré a buscarla, y me miraré en sus ojos. Sé a donde la llevaron.

ver vídeo de la Tele de Gracia