La canción de Margarita

Pieza de teatro-danza para interior.

Pieza para seis intérpretes.

Aprox. 1h de duración

Pieza estrenada el 20 de julio en la sala MAC del Mercat de les Flors dentro del Festival d’ Estiu de Barcelona (Grec 2006).

A las mujeres de final del siglo XX, de este país nuestro casi imaginario, se nos dio la llave de la libertad. A cambio, se nos negó la llave de la memoria, la que abre la puerta de la continuidad entre generaciones.

Esta, nuestra (supuesta) libertad se construyó sobre el silencio de nuestras abuelas y de nuestras madres, sobre el olvido, sobre el desconocimiento.

La Canción de Margarita es un puente, uno de los posibles puentes de la memoria, construido desde la curiosidad y la imaginación. Hay algo mágico y brutal en el silencio.

De sueños, de amor y de dolor está hecha la vida, también la de las mujeres que nos criaron y callaron. Sus voces dormidas aparecen un día en un sueño, en una foto, en una canción que vuelve insistente y reveladora, en una pregunta sin respuesta, en una historia desvelada.

Son los ecos del silencio, las historias que no recoge la historia oficial, las historias que nos robaron.

Inés Boza

La canción de Margarita es un ejercicio de equilibrismo sobre la memoria, elaborado con el lenguaje contemporáneo del teatro danza. Tiene por centro a la mujer y, más concretamente, a la mujer en la historia de un país – el nuestro, de definición imposible- del que, por cómo siguen doliendo las heridas de un tiempo que a veces nos parece lejano, casi podríamos decir que sigue en guerra.

No hemos ido a buscar la guerra. La guerra emerge de la memoria como una cesura terrible que hace que todo quede sumergido en la cautela de un silencio expectante. Ese silencio largo -que duró décadas- es lo que conocimos, los que nacimos en él, como posguerra. Larguísima posguerra que vino a acabar, por fin, un día de 1975. Desde entonces no hacemos otra cosa que tratar de reconstruir el silencio con las historias perdidas, negadas, falsificadas… la mayor parte de las veces por temor, o dolor, o vergüenza.

La canción de Margarita es un homenaje a las mujeres de aquellas décadas. Está la Margarita de Fausto, que une aquí su fragilidad a la convicción de Antígona. Su locura es la locura de la Winnie de Días felices, de Beckett. Su desesperación es la dignidad de Madame Lisianne, de Genet-Fassbinder. La de la Tía Tula, de Unamuno. A veces, la imaginería se aproxima al surrealismo lorquiano en la figura de la niña muerta. El hombre es apenas una ausencia poética.

Pero, sobre todo, de lo que se nutre La canción de Margarita es de nuestros recuerdos: los nuestros, pero también los del espectador.

Pablo Ley

Agradecimientos a

Montse Colomé, Gerardo Conesa, Beatriu Daniel, Mª José Gz-Boza, Kerube, Jordi Recio, Angela Monleón, Pere Pinyol, Mercería Margarita, Lipi Hernández, Simona Quartucci

Coproducción de

Senza Tempo y Festival Grec-06

Compañía en convenio con

ICAC – Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya. Recibe subvenciones de ICUB-Ajuntament de Barcelona, INAEM-Ministerio de Educación y Cultura y del Institut Ramon Llull.

descarga el dossier  (PDF – 1,1 MB)