Las Cicatrices Invisibles

Las Cicatrices Invisibles es Un Tríptico, un proyecto a desarrollar en diferentes fases de creación y producción entre 2011 y 2013.

Una obra en tres partes, tres piezas en torno al despertar de tres personajes teatrales femeninos que han pasado a formar parte de nuestra manera profunda de ver y vivir la vida. Retomados por varios autores, los enfrentamos a una problemática contemporánea, en un juego de ficciones y de identidades desordenadas que se buscan sin encontrarse.

Las Cicatrices Invisibles es…

El despertar de Julieta Shakespeare /Lorca en su sepulcro… La primera pieza de este tríptico “Julieta Unplugged” (2011) surge de la recreación de la escena del sepulcro de Julieta en el cuadro tercero de “El público” de Lorca.

El despertar de Ofelia Shakespeare /Müller a la conciencia de sí misma… El germen de la segunda pieza está en la niña ahogada en el pozo del poemario Poeta en Nueva York y la revisión que Heiner Müller hace del mito shakesperiano en su “Hamlet Machine”.

El despertar de Rosaura Calderón/Pasolini a una nueva realidad mental… En proceso límbico, la tercera pieza retoma la Rosaura de la “la vida es sueño” de Calderón , que se presenta vestida de hombre, y que Pasolini recrea en su obra “Calderón”en la que despierta tres veces.

Producción en fases

La propuesta es desarrollar un proyecto de creación en diferentes fases de producción. En 2011 ha sido el primer periodo de creación, que se ha presentado en La Caldera y dentro del proyecto Lorca de la Diputación de Granada. En 2012 sería el segundo proceso, en 2013 la presentación del tríptico.

Abrimos periodos de trabajo que nos permitan tiempo de búsqueda y creación que den densidad al trabajo. Estas obras requieren un proceso personal y libre no tanto de puesta en escena como de creación escénica. El proceso de ensayos y búsqueda del lenguaje apropiado no entra en los tiempos de producción al uso. Digamos que lo que buscamos son CÓMPLICES en este proceso.

El Tríptico

Una obra en tres partes, tres piezas en una. La idea del tríptico surge de la lectura de la obra “Calderón” de Pasolini, en la que Rosaura y no Segismundo se despierta tres veces en realidades que no reconoce. Los tres despertares de Rosaura se convierten entonces en el despertar de Julieta Shakespeare /Lorca en su sepulcro, el despertar de Ofelia Shakespeare/Müller a la conciencia de sí misma y el despertar de Rosaura Calderón/Pasolini a una realidad mental que no reconoce. Cada pieza se trabajará en periodos diferentes y con variaciones en los equipos. La idea es que cada una tenga un mundo propio, que sean independientes aunque con hilos conductores y de conexión entre ellas, que den sentido al tríptico como obra única.

Esos personajes femeninos….que despiertan. Esas mujeres encerrados en círculos de luz, en una adolescencia inocente, condenadas a la muerte prematura, a la impotencia y a una posición secundaria en la trama…se han convertido en mitos, en arquetipos, que han pasado a formar parte de nuestra manera profunda de ver y vivir la vida. Aquí, los enfrentamos a una problemática contemporánea, donde se dan cita nuestras circunstancias sociales, históricas, políticas y personales. Esos personajes de mujer, escritos por hombres, idealizados o denostados, y que en cualquier caso definen el papel del protagonista varón, toman la palabra y NOS ENFRENTAN A LOS PROBLEMAS DE IDENTIDAD QUE TENEMOS TODOS.

Material dramatúrgico y líneas de trabajo

Trabajamos sobre tres líneas que surgen de los paralelismos encontrados en las obras escritas de las que partimos.

1. La búsqueda de voz propia de ellas Ofelia /Müller -“ Ayer por fin dejé de suicidarme. Ahora estoy sola con mis pechos mis muslos mi útero.” Julieta /Lorca – “Yo no soy una esclava para que me hinquen punzones de ámbar en los senos, ni un oráculo para los que tiemblan de amor a la salida de las ciudades.” Julieta Unplugged – “ Yo soy Julieta. Soy un alma de mujer escrita por un hombre. No existo. Nunca he existido. Soy un hombre. Soy un hombre con alma de mujer.”

2. La búsqueda de identidad y la danza En Hamlet Machine: “Hamlet se viste con la ropa de Ofelia y baila con un ángel con el rostro en la nuca. “ En El Público: “El director se quita el traje y debajo lleva un sutilísimo traje de bailarina. En “Julieta Unplugged” el actor con tacones, parafraseando a Gil de Biedma, dice: “Te imaginas que ahora tu y yo hablamos de hombre a hombre, finalmente?”

3. El cuestionamiento del teatro dentro del teatro. El juego entre el personaje / el actor/el autor.